Menu

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Desde el momento de la catástrofe, han sido múltiples las pruebas que apuntan al Gobierno de los EE.UU. de haber cometido una operación de bandera falsa y de haber tenido el ”atentado” calculado al milímetro.

El once de septiembre del 2001 entre las 8:46 y las 10:28, Estados Unidos y el mundo entero presenció uno de los actos terroristas más impactantes de la historia. Una serie de cuatro atentados simultáneos acabaron con la vida de 2.996 personas, más de 25.000 heridos y 24 víctimas desaparecidas. Los terroristas, divididos en cuatro grupos se organizaron de la siguiente forma:

Un avión secuestrado se estrelló contra la Torre Norte de las Torres Gemelas y otro contra la Torre Sur. Según la versión oficial, este acto fue el causante del derrumbe de los edificios.

Un tercer avión impactó contra la fachada oeste del Pentágono, en Virginia y el último avión secuestrado tenía planeado impactar contra el Capitolio de los Estados Unidos en Washington D.C. pero se estrelló 208km antes de llegar, en campo abierto.

Supuestamente, según el FBI el grupo terrorista Al-Qaeda sería el que se encontraba detrás de todo el ataque tras la identificación de los cadáveres de los terroristas.

El suceso implicó el inicio de la guerra antiterrorismo y la invasión por Estados Unidos de Afganistán e Irak. También, el Gobierno de los EE.UU. tomó las huellas de 80.000 árabes y musulmanes de los cuales 5.000 fueron detenidos y 8.000 interrogados bajo la resolución conjunta del Congreso de los Estados Unidos 107-40 que autorizaba el uso de fuerza militar para detener y prevenir el terrorismo internacional de los Estados Unidos.

Esta es la versión oficial pero las teorías de la conspiración se han hecho cada vez más fuertes después de que los investigadores hayan encontrado numerosas incongruencias que apuntan a que quién realmente estaba detrás del atentado del 11S era el Gobierno estadounidense que lo utilizó de excusa para poder invadir territorios en Irak y Afganistán.

Evidencias e incongruencias del 11S

Las Torres Gemelas del Word Trade Center fueron diseñadas y construidas para resistir al impacto de un avión y que la estructura no se derrumbase. Justo lo contrario de lo sucedido. A parte, las torres se desplomaron a una velocidad antinatural. 10 segundos en caída libre supuestamente pero la base sólida de la estructura habría frenado la caída.

Un edificio cercano a las torres (Edificio 7), fue derrumbado ”a causa del impacto en las torres”. Esto llamó la atención de los ingenieros ya que el edificio no sufrió daños colaterales del impacto en las torres y todo apunta que el derrumbe fue intencionado. Muchos creen que desde ahí se controló el supuesto atentado y que decidieron tirarlo abajo para destruir las pruebas. Muchos testigos aseguran haber visto gente desalojando ese edificio con furgones minutos antes del derrumbe.

La teoría oficial asegura que el fuego producido por el incendio ocasionado tras los impactos, fue tan intenso que derritió el acero e hizo colapsar la estructura. Sin embargo, después de analizar las pruebas recuperadas se concluyó que el fuego no alcanzó la temperatura suficiente como para fundir el acero. 1600 grados son los necesarios para que una viga de acero se derrita frente los 800 que alcanzó el fuego del suceso.

Tras analizar las vigas, se detectaron rastros de azufre proveniente de lo que denominaron ”Termita”. Según los expertos esta es la prueba fundamental de que fue un derrumbe intencionado ya que la conocida ”Termita” es una prueba de lo que se denomina ”Demolición Controlada”.

Varios sobrevivientes que se encontraban dentro de las Torres Gemelas y lograron escapar antes del derrumbe y varios testigos de la zona, aseguran haber escuchado explosiones dentro del edificio y en el sótano del mismo.

El motor de los aviones está creado de una aleación de acero y titanio. La teoría oficial asegura que se fundió en el suceso pero para que esto ocurra habrían sido necesarias temperaturas superiores a los 3.200 grados, temperaturas las cuales no se alcanzaron como anteriormente hemos mencionado. A parte, no hay rastro del avión que se estrelló en un costado del Pentágono.

El agujero del impacto del avión en el Pentágono fue de 5 metros. El avión medía junto con las alas unos 38 metros, y teniendo en cuenta la localización de los motores, debería haber dejado un hueco mayor en la estructura.

Unas 86 cámaras son las que contienen las avenidas y glifos cercanos al Pentágono. Todas fueron confiscadas y las únicas 4 que fueron mostradas al público no dejan nada claro acerca del estrello. El avión se trató de un Boeing 757 que según se registró voló a 6 metros de altura durante más de 1 kilómetro para posteriormente impactar contra el lateral del Pentágono. Esta maniobra es completamente imposible para un avión de esas dimensiones ya que es cero acrobático. Muchas teorías aseguran que el impacto fue realizado por un misil, no un avión.

A parte, el complejo cuenta con radares anti ataques aéreos que responden con el código militar IFF. Un Boeing no cuenta con el código mencionado por lo tanto los radares lo habrían detectado como una amenaza y habrían respondido al momento destruyéndolo a kilómetros antes del impacto.

En el momento en el que un avión se desvía de la ruta, pierde el contacto o realiza acciones sospechosas durante seis minutos, automáticamente el ejército envía cazas para interceptar el avión e incluso llegar a destruirlo si supone una amenaza. Todos los vuelos secuestrados estuvieron volando libremente durante más de cuarenta minutos, cosa impensable y más tratándose de aviones de los cuales dos se dirigían a Nueva York.

Tiempo después se conoció que tres meses antes del 11S, el protocolo del Pentágono anti amenazas aéreas fue desactivado. ¿Porqué desactivarían un protocolo tan importante para la defensa del país?

Después de 3 días del atentado, el FBI publicó el nombre de los sospechosos. Uno de ellos fue identificado porque supuestamente se encontró el pasaporte entre los escombros. ¿El incendio fue capaz de derretir el acero pero no un pasaporte?

El presidente de los Estados Unidos en el momento del atentado era George Bush, y se conoce y sabe que la familia Bush y la familia Bin Laden tenían negocios en común. Osama Bin Laden fue supuestamente el causante del atentado y Estados Unidos lo capturó, mató y lanzó al mar sin enseñar el cadáver. ¿Realmente lo asesinaron? ¿O tal vez hicieron creer al mundo que había muerto para que pudiese vivir en paz a cambio de que se le culpabilizase del atentado?

Estas son solo algunas de las pruebas recopiladas a medida que pasaron los años que apuntan a que el 11S fue un auto-atentado planeado por el gobierno de los EE.UU. De vez en cuando sale nueva información porque si de algo estamos seguros es que Estados Unidos no desclasificará estos archivos (si es que existen), ya que si se afirma que el atentado fue una operación de bandera falsa, el mundo entraría en caos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Lo último

[instagram-feed]

Más artículos

A mediados de los años 1980 y principios de la siguiente década, los avistamientos OVNI sobre todo en el continente europeo pasaron a ser
Recientemente un grupo de investigadores ha descubierto fragmentos de artefactos terrestres en la superficie del planeta rojo. Éstos eran pertenecientes a misiones espaciales anteriores.
Según los astrónomos, tan solo en la Vía Láctea podrían haber cerca de 100 millones de agujeros negros. En el caso de que uno
El 13 de junio de 2006 se inició una investigación submarina en el lago de Fuxian, provincia de Yunnan, en China. Los arqueólogos encontraron

Inicia sesión en tu cuenta AlienVibes

Tendencias

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

EXPLORAR