Menu

Factor del Tercer Hombre: ¿ángel de la guarda o mecanismo de supervivencia?

¿Será un mecanismo natural de supervivencia o hay algo más detrás?
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Desde hace muchos años, algunos creen en seres capaces de protegernos desde el más allá. Otros simplemente creen en que es un mecanismo de defensa natural. ¿Qué será realmente?

En numerables testimonios, muchos aseguran haber visto una extraña presencia que les reconfortaba y guiaba en experiencias en las que sus vidas corrían grave peligro. Algunos dicen que hasta les hablaban y daban indicaciones.

Según las descripciones proporcionadas por los que dicen haber visto estas entidades, se trataría de seres con forma humana, siluetas o sombras. Comúnmente con el rostro de un ser querido ya fallecido. Suelen aparecer en momentos en los que el testigo se está enfrentando a una situación de vida o muerte y está a punto de ser rescatado sin él saberlo.

Factor del tercer hombre o fenómeno del tercer hombre es como conocemos a estas misteriosas situaciones, teniendo este nombre por uno de los casos más populares y de los primeros en ser públicos.

El caso de Sir Ernest Shackleton

Sir Ernest Shackleton fue un explorador de origen británico que relató el conocido caso en su obra South, su última expedición. Entre 1914 y 1916, Shackleton se embarcó en una expedición transantártica en la que el barco donde viajaba quedó atrapado en el hielo. Después de mucho pensar y buscar alternativas a las serias situaciones a las que se afrontaban, Shackleton, F. Worsley y T decidieron acercarse a una estación ballenera que se encontraba a varios días de camino para buscar ayuda.

La travesía por el hielo antártico no fue nada sencilla. Sus vidas corrían peligro en un lugar tan desolado como la Antártida pero ambos tres experimentaron lo mismo, pero ninguno de ellos sabían que los demás también lo habían sentido. No fue hasta tiempo después que se atrevieron a contar lo que sucedió y los tres se sorprendieron al enterarse de que habían sentido todos lo mismo.

Periódico anunciando el caso.

Durante prácticamente toda la travesía, los tres compañeros sintieron que una cuarta persona caminaba junto a ellos haciéndoles compañía en silencio.

El caso se popularizó enseguida y el escritor T. S. Eliot escribió un poema sobre ellos. Se tomó la libertad de cambiar el número de personas. En vez de ser 3 expedicionistas pasaron a ser dos más la entidad que les acompañaba. De aquí proviene el nombre del fenómeno del tercer hombre.

Desde ese momento no han dejado de aparecer casos similares. Exploradores que se pierden el la selva, montañistas que sufren algún accidente, etc. ¿Es posible que tanta gente haya tenido la misma alucinación? ¿Qué posibilidades hay de que los tres tuviesen justo la misma? Todos reconocen a estas presencias como benévolas. Vienen a ayudarte.

Esta situación fue recreada en un laboratorio, provocando experiencias similares a los sujetos. Tuvieron que abandonar el proyecto porque se sintieron muy inquietos.

Podría tratarse de un mecanismo de supervivencia de nuestro cerebro que nos hace ver estas alucinaciones para mantenernos con fuerza a superar situaciones críticas. O tal vez se trata de un ángel de la guarda real…

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Inicia sesión en tu cuenta AlienVibes

Tendencias

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

EXPLORAR